RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

jueves, 31 de agosto de 2017

PREPARADADA Y LISTA PARA NUESTRO ENCUENTRO.






Y van ya39 semanas y media. Creo que las más largas, intensas y motivantes de mi vida. Juntos hemos pasado por muchas etapas diferentes; hemos compartido emociones intensas de todo tipo; alegría, esperanza, frustración, estres, tristeza, enfado, amor, sorpresa…pero haciendo balance, las negativas las hemos superado, las hemos gestionado y hemos dejado espacio para las positivas. Hemos sufrido diferentes achaques que aún no nos han abandonado y que de vez en cuando provocan miedos e inseguridades de cara al gran día. Pero pese a todo, me siento orgullosa de cómo hemos sobrellevado este proceso, es verdad que no he hecho todo lo esperado, pero me ha servido para continuar trabajando la aceptación, creo que es el mayor aprendizaje que me llevo de este embarazo, aceptar y buscar el modo de seguir y adaptar mis deseos a lo que hay.  

También ha habido dudas, muchas... me costó decidir el lugar donde quería dar a luz, partiendo de la base de tener claro que quiero que ese día se me trate con humanidad, con respeto, con transparencia, manteniéndome informada en todo momento y valorando mis deseos y mis opiniones. Parece algo muy básico y sencillo, pero basándome en todas las mujeres que a mi alrededor ya han pasado por este proceso y son bastantes, he de decir que esto se cumple muy poco y he visto y oído actitudes y comentarios, que me han dejado marcada y a la vez me han hecho saber con seguridad que es lo básico que deseo en ese día. No es que tenga unas expectativas muy altas,  ya que tengo una postura bastante flexible ante el parto, y estoy abierta a aceptar diferentes posibilidades...Pero lo que sé seguro, es que al hospital que vaya, quiero ir confiada en que me van a tratar bien, que van a ayudarme y apoyarme en todo momento decida lo que decida,  y quiero estar relajada sin estar alerta y desconfiando de lo que me hacen o dejan de hacer. Es por eso que decidí dar a luz a 50 minutos de casa en un hospital público,  que se caracteriza por ofrecer un "parto respetado", ( lo triste es que tenga esa etiqueta, cuando todos los partos deberían de ser así) y ofrece distintas alternativas y materiales para facilitar el proceso. Y aunque tuve dudas por que carece de uci neonatal, después de una charla grupal y de una entrevista individual con la matrona, donde decidimos la base de mi plan de parto, de una manera dialogada, respetuosa y sin juicios ninguno, estoy segura de que he elegido bien, por que me han dado mucha confianza y ha hecho que a 2 días de salir de cuentas, me encuentre muy tranquila y relajada.

Existen mas dudas;  dudo sobre el tipo de madre que voy a ser, y la verdad tengo mucha curiosidad por descubrirme,  por conocerme y explorarme como madre, por aprender de ti y mejorar  cada día.  No sé lo que haré, lo que no haré, no sé las veces que reaccionaré como dije que nunca reaccionaría, o las  veces que repetiré conductas de mi señora madre que tantas veces critiqué. No sé que tipo de familia seremos, o si seremos siempre una familia, no sé que hobbiés ni que manías tendrás, no sé casi nada, pero hay algo que si sé y me  gustaría que tu también lo supieses.

Soy imperfecta, cometo errores continuamente, pero sé pedir perdón, sé dar abrazos y caricias y sé disfrutar de las buenas compañías. Sé que te quiero, te queremos. Sé que te siento y que estás ahí, con tu hipo, tus latidos y tus movimientos sorprendentes. Sé que estoy deseando verte, abrazarte, saber como serás, por donde irá tu comportamiento y tu carácter. Sé que quiero acompañarte; jugar contigo, bailar contigo, mancharme contigo, cantar contigo, llorar contigo, reírme contigo, discutir contigo, saltar charcos contigo, jugar a buscarle formas a las nubes contigo, leer contigo, correr contigo…Sé que no va a ser fácil, pero sé que estoy preparada y lista. Sé que quiero que tengas una infancia llena de momentos para coleccionar, y que a medida que crezcas no dejes de sacar a pasear el niño que vas a ser. Sé que quiero que sepas que la vida no está tan mal, que si, , que te dejamos un mundo ya muy usado y gastado y desde luego no es el mejor mundo posible, pero también sé, que hay mucha gente que merece la pena, que puedes confiar en más gente de la que no. Sé que quiero y que intentaré que explores,  quiero dejar que te caigas y que tengas tus propias cicatrices, que juegues mucho, todo lo que tu quieras, que pruebes sabores, y te quedes con los que quieras, que abraces y beses a quien tu desees,  que te enfades, que te alegres y protestes si hace falta. Pero sobre todo sé que lo voy a intentar, que me voy a esforzar cada día, en entenderte, acompañarte y comprenderte, y en tomar conciencia de mis actos…

A pesar de mis intentos y mis esfuerzos, sé que muchas veces no lo conseguiré, se que en ocasiones, se acabará mi paciencia y romperé a llorar, sé que me exigiré en exceso y me sentiré demasiado culpable a veces  y aprenderé de mis errores o no,  pediré ayuda o no, pero no me quedará otra que asumir que soy quien soy y entender que haga lo que haga y diga lo que diga, si es con amor, cariño y respeto, todo irá bien, porque principalmente sé que soy la mejor madre que podrás tener porqué soy la tuya.


Y aquí la banda sonora de muchas de nuestras noches y que espero pueda calmarnos en los momentos difíciles!!


jueves, 3 de agosto de 2017

CORAZÓN DE MUDANZA!!





ALEXANDER BOIGER.



Lo bueno de haber vivido en tantos lugares diferentes, (Ciudades grandes, pequeñas, pueblos grandes, pueblos pequeños, aldeas...) y en tantos hogares distintos, es que llega un momento en que sabes de verdad en que tipo de lugar quieres vivir y en que tipo de hogar quieres dejar tu esencia. Saber identificar cual es aquél, que por rasgos generales te sienta bien y te hace más feliz es una suerte!


Tantas mudanzas y tantos años de aquí para allá, me han permitido comparar y comprobar lo bueno y lo malo de cada uno. Y si algo tengo claro, es que no quiero vivir en una ciudad, y menos en una tan cerrada y poco abierta al cielo y al mar como en la que vivía hasta ahora. He aprendido que necesito un rincón cerca de mi hogar, (sin necesidad de coger el coche) donde sentirme más libre, donde poder olvidarme de la rutina, respirar aire, ver el cielo, el mar si puede ser, o árboles y flores pero sentir que por un rato no estoy en la ciudad. Aquí no lo tenía y siento que esa es la causa principal de que por primera vez no me haya adaptado al lugar en el que vivo. Otra cuestión de la que empecé a ser consciente,  es de que no quiero ser madre ni aquí, ni así.  Quiero disfrutar de Xián de otra manera, no de parque en parque...que no me quedará más opción que ir alguna vez , pero quisiera poder ofrecerle y ofrecernos otras experiencias diferentes y variadas…y cuanto más naturales mejor.  Por otra parte, también sé que no quiero vivir en una casa aislada y muy alejada de un nucleo poblacional, para poder hacer compras, para tener acceso a actividades socioculturales...Así que, es más que evidente, que lo que yo deseo es vivir en una casa con algo de campito, cerca de un pueblo marítimo ni muy pequeño ni muy grande y con algo de vidilla y a poder ser económica para poder dedicarme un añito a Xián sin el agobio de tener que aceptar cualquier trabajo para ir tirando.

Y después de mucho buscar y buscar y de estar a punto de tirar la toalla por la llegada de la temporada estival, apareció ella; una planta baja de una casita con vistas al mar, con un jardincillo, a 5 minutos en coche de dos pueblos, con un centro sociocultural al lado, con un parque y una pista de futbol pegadita y con la playa a 10  minutos andando y lo mejor de todo, con un precio bastante bueno, e incluso inferior a lo que estábamos dispuestos a pagar.  Mientras la estábamos viendo, nos mirábamos con ojos chispeantes y seguros de que aquel tenía que ser nuestro nuevo hogar. Al irnos, nos preguntaron si nos interesaba, y en ese momento nuestras miradas se cruzaron y nuestras voces se sincronizaron para soltar un siiii rotundo con un cariz de emoción e ilusión.   La casa no es muy grande y hemos tenido que hacer una limpieza importante de nuestras pertenencias, pero esto ha supuesto un gran aprendizaje, ya que tendemos excesivamente a acumular y tirar a veces es necesario. 




Hay decisiones complicadas, y esta lo ha sido, pero cuando la tomas y te sientes tan liviana, ligera y segura de lo que vas a hacer, es que tiene que ser la decisión correcta. Y estoy segura de que lo es, que si, que no será perfecto, que estaré más sola y más aislada, pero mirando el mar cada vez que abra la puerta de mi casa, viendo jugar a Xián en el jardín, yendo a pasear a la playa cuando nos apetezca…y sólo de pensarlo, respiro tranquila y siento que seré recompensada.
Así que, nos ha tocado otra mudanza, la número 22 de mi vida y no será la última pero con mucha ilusión.  No negaré que siento algo de agobio por que se nos ha juntando todo; la ultima etapa de embarazo, las compras y demás preparativos, la mudanza...Pero aún así,  estamos exprimiendo a tope estos dos primeros meses en nuestra nueva casa.  Y es que, como dice mi compañero de vida, hogar y mudanzas, "Es sentarme aquí a comer, mirando al mar y sentir que estoy de vacaciones"…


Ha llegado el momento de disfrutar y sentirnos afortunados por haber conseguido vivir como y donde queremos ahora!! Dentro de un año pues ya se verá…


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...