RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

jueves, 3 de agosto de 2017

CORAZÓN DE MUDANZA!!





ALEXANDER BOIGER.



Lo bueno de haber vivido en tantos lugares diferentes, (Ciudades grandes, pequeñas, pueblos grandes, pueblos pequeños, aldeas...) y en tantos hogares distintos, es que llega un momento en que sabes de verdad en que tipo de lugar quieres vivir y en que tipo de hogar quieres dejar tu esencia. Saber identificar cual es aquél, que por rasgos generales te sienta bien y te hace más feliz es una suerte!


Tantas mudanzas y tantos años de aquí para allá, me han permitido comparar y comprobar lo bueno y lo malo de cada uno. Y si algo tengo claro, es que no quiero vivir en una ciudad, y menos en una tan cerrada y poco abierta al cielo y al mar como en la que vivía hasta ahora. He aprendido que necesito un rincón cerca de mi hogar, (sin necesidad de coger el coche) donde sentirme más libre, donde poder olvidarme de la rutina, respirar aire, ver el cielo, el mar si puede ser, o árboles y flores pero sentir que por un rato no estoy en la ciudad. Aquí no lo tenía y siento que esa es la causa principal de que por primera vez no me haya adaptado al lugar en el que vivo. Otra cuestión de la que empecé a ser consciente,  es de que no quiero ser madre ni aquí, ni así.  Quiero disfrutar de Xián de otra manera, no de parque en parque...que no me quedará más opción que ir alguna vez , pero quisiera poder ofrecerle y ofrecernos otras experiencias diferentes y variadas…y cuanto más naturales mejor.  Por otra parte, también sé que no quiero vivir en una casa aislada y muy alejada de un nucleo poblacional, para poder hacer compras, para tener acceso a actividades socioculturales...Así que, es más que evidente, que lo que yo deseo es vivir en una casa con algo de campito, cerca de un pueblo marítimo ni muy pequeño ni muy grande y con algo de vidilla y a poder ser económica para poder dedicarme un añito a Xián sin el agobio de tener que aceptar cualquier trabajo para ir tirando.

Y después de mucho buscar y buscar y de estar a punto de tirar la toalla por la llegada de la temporada estival, apareció ella; una planta baja de una casita con vistas al mar, con un jardincillo, a 5 minutos en coche de dos pueblos, con un centro sociocultural al lado, con un parque y una pista de futbol pegadita y con la playa a 10  minutos andando y lo mejor de todo, con un precio bastante bueno, e incluso inferior a lo que estábamos dispuestos a pagar.  Mientras la estábamos viendo, nos mirábamos con ojos chispeantes y seguros de que aquel tenía que ser nuestro nuevo hogar. Al irnos, nos preguntaron si nos interesaba, y en ese momento nuestras miradas se cruzaron y nuestras voces se sincronizaron para soltar un siiii rotundo con un cariz de emoción e ilusión.   La casa no es muy grande y hemos tenido que hacer una limpieza importante de nuestras pertenencias, pero esto ha supuesto un gran aprendizaje, ya que tendemos excesivamente a acumular y tirar a veces es necesario. 




Hay decisiones complicadas, y esta lo ha sido, pero cuando la tomas y te sientes tan liviana, ligera y segura de lo que vas a hacer, es que tiene que ser la decisión correcta. Y estoy segura de que lo es, que si, que no será perfecto, que estaré más sola y más aislada, pero mirando el mar cada vez que abra la puerta de mi casa, viendo jugar a Xián en el jardín, yendo a pasear a la playa cuando nos apetezca…y sólo de pensarlo, respiro tranquila y siento que seré recompensada.
Así que, nos ha tocado otra mudanza, la número 22 de mi vida y no será la última pero con mucha ilusión.  No negaré que siento algo de agobio por que se nos ha juntando todo; la ultima etapa de embarazo, las compras y demás preparativos, la mudanza...Pero aún así,  estamos exprimiendo a tope estos dos primeros meses en nuestra nueva casa.  Y es que, como dice mi compañero de vida, hogar y mudanzas, "Es sentarme aquí a comer, mirando al mar y sentir que estoy de vacaciones"…


Ha llegado el momento de disfrutar y sentirnos afortunados por haber conseguido vivir como y donde queremos ahora!! Dentro de un año pues ya se verá…


martes, 18 de abril de 2017

CUANDO LAS BUENAS NOTICIAS SE MEZCLAN CON LO INESEPERADO.




CLAUDIA TREMBLAY


La primera vez que te vimos, quedará enmarcada como uno de los momentos mas especiales de nuestra coleccion. Después de 3 meses de larga espera...ese fue el instante en que fuimos conscientes de que esto es real, de que algo se cuece dentro de mi.

El tiempo se multiplicó mientras la doctora examinaba exhaustivamente cada rincincito de su cuerpo y aumentó mas aún, cuando buscaba y rebuscaba esas piernecillas que no estaba dispuesto/a mostrar facilmente. Finalmente se mueve y se nos exhibe en esta postura tumbado ,relajado y mirando la vida pasar. La gente se rie y comenta; " parece que está en ibiza tomando el sol y fumandose un puro " le gusta la buena vida como a los padres"...yo solo sabía que había dejado una huella bien especial y bonita. Y que ahora si que si, podíamos gritar a las 4 vientos que una nueva criatura llegará al mundo en unos meses!!!!!  
Esta vez,  llega en una ambiente de tranquilidad por que todo va bien, pero de impaciencia por darte una identidad, siento esa necesidad desde hace tiempo, ponerte un nombre, especial y con significado...quizás sea por que yo no me siento muy identificada el todo con el mío ( aunque ya hace tiempo que nos hemos reconciliado)...
quiero nombrarte, dirigirme a ti por ese nombre que te completará y que te hará ser todavía más real...





Estos dos párrafos,  los escribía antes de que todo se acelerase, pensando en dejar medio post listo para completarlo al salir, airear mis nuevas noticias y de paso anunciaros mis tan deseadas vacaciones!!  Pero la vida a veces tiene reveses y una caída imprevista con un esguince de segundo grado como consecuencia, hicieron que nuestro segundo encuentro, fuese unos dias antes de lo previsto, muy rápido y estuviese lleno de nervios...Respiramos, nos tranquilizamos y supimos que eres un niño, aún así, la noticia no la pudimos disfrutar como deberíamos,  la rabia, los miedos, los nervios, y el dolor monopolizaron casi por completo, ese momento.

Por suerte, al día siguiente, tuvimos una segunda oportunidad; un tercer encuentro, con ausencia de rabia y de nervios, y dispuestos a disfrutar de todos tus movimientos y de verte en vivo y en directo. Nos confirman que todo va bien y nos relajamos del todo todito.

De esto ya ha pasado casi una semana, y hoy, debería contaros que ya estaba de vuelta de mis vacaciones en Ámsterdam, y todo lo que había disfrutado de un viaje tantas veces imaginado pero que desde hace tantos años se me resiste. Y si, se sigue resistiendo (una baja de dos semanas es lo que tiene). Me dió muchísima rabia, me enfadé con el mundo y con mi mala racha a nivel salud. Me hacía tanta ilusión este último viaje antes de la nueva etapa...Desde noviembre planeándolo, y ahorrando para poder pegarnos algun homenaje.

La desilusión, decepción y frustración gobernaron mi mente unos días, pero por suerte luego dejaron un huequito a la aceptación, algo en lo que llevo trabajando un tiempo y que tanto me cuesta en algunas ocasiones. Efectivamente, la vida no podemos controlarla, por muchos planes que hagamos, por mucho que busquemos algo y luchemos para conseguirlo,  a veces todo se descontrola y nos inundan los imprevistos. Son condiciones difíciles en las que hay que evitar por lo menos que la vida nos controle, que a pesar de lo inesperado, tomemos las riendas, contactemos con nosotros/as mismos/as, con nuestras necesidades y decidamos como afrontar esos momentos, buscando alternativas y formas de sobrellevar la situación.

Así que, hacerle caso al gran Quique González y no hagáis planes

Y finalmente es lo que he hecho, dejar mis planes previstos lejos de mi mente, buscar alternativas, y dedicarme a disfrutar de mi reposo con comilonas campestres una detrás de otra.






viernes, 24 de marzo de 2017

BARCELONA, UNO DE MIS REFUGIOS.




ALESSANDRO GOTTARDO


Los Viajes siempre sientan de maravilla y Barcelona nunca defrauda. Una ciudad a la que alguna vez llamaste casa, es fácil que se convierta en un fabuloso refugio.

Han pasado ya 12 años y mi visita anual es ya un clásico. Me relaja, me trae recuerdos de esos en los que vale la pena recrearse y nunca deja de sorprenderme.

Esta vez tenía un objetivo más definido que en otras ocasiones y es que S, de la que  ya hablé aquí, se encuentra sobrepasada por una doble maternidad con su marido fuera...así que fui encantada para echarle una mano, echarnos unas risas, compartir tés y pastelitos ricos, ponernos al día, dar muchos paseos, disfrutar de sus peques y en definitiva, hacer que por lo menos una semana se le hiciese más corta.

Pero por supuesto, Barcelona me brindó muchísimo más para descubrir, disfrutar y aprender. Me regaló encuentros que se llevan repitiendo unos cuantos años y encuentros nuevos que tuvieron la casualidad como factor desencadenante. Me ofreció la oportunidad de descubrir nuevos rincones, nuevos bares, y hasta nuevos pueblos. Me facilitó incluso, un hueco para una turistada; subir a la terraza de las arenas en Plaza España. E indudablemente me concedió un encuentro íntimo, un ratito a solas, que nunca perdonoo y que me sienta siempre infinitamente bien.

Mientras disfrutaba de todos estos momentos para recordar, pude comprobar varias cuestiones; que es absolutamente real la invasión turística de la que tanto se habla últimamente, que a pesar de ello la ciudad sigue creciendo y transformándose sin perder ese orden urbanístico que la hace tan especial y que sigue siendo una ciudad donde la gente se une y se organiza para mejorar su ciudad y lograr aquello en lo que cree.


Me voy con la tristeza puesta y cubierta de nostalgia...Tristeza, por dejar a mi amiga sola con toda su mierda para ella solita y nostalgia, de todo lo bueno vivido allí y de las personas que Barcelona me ofreció y me sigue ofreciendo. Y es que, fue allí donde después de muchos años empecé a sentirme yo misma y donde me rodeé por fin, de personas que pensaban y sentían de un modo similar al mío. 


Soltar eso y dejarlo atrás, sigue costando y haciendo pupa de vez en cuando.



lunes, 13 de febrero de 2017

MI VIDA EN RADIO.





Hoy es el día de la radio, y aunque no soy muy de este tema de los días D, no he podido evitar que al enterarme llegaran a mi mente imágenes, ideas y momentos en los que la radio estuvo presente. Casi sin darme cuenta empecé a ordenar cronológicamente mi vida en radio.


Los primeros recuerdos llegan de la mano de mi padre, siempre pegado a una radio, o a dos. Siempre una grande en la cocina y otra pequeña que escuchaba en el salón o en la cama. En mi casa siempre radio. Las noticias, el futbol y algo de música, pero sobre todo futbol; José María García primero y Pepe Domingo Castaño después. Recuerdo también esos viajes en coche diarios y rutinarios escuchando a Carlos Herrera o Xavier Sardà. Muchas preguntas a raíz de la radio, muchos debates, muchas conversaciones. Mi madre sin embargo era más fan de poner música sobre todo mientras cocinaba y con ella cantaba y bailaba en la cocina a ritmo de Ana Belén y Victor Manuel, Juan Pardo y algún otro del que no me acuerdo.

Y algún día que no recuerdo, empecé a escuchar yo mi propia radio, primero música, dejándome llevar por las modas y si, escuchaba los 40 principales...Pero una tarde de sábado aburrida, en la época "grunge", comencé a repasar dial por dial  y así descubrí radio 3 y eso fue mi salvación...pude acceder a música que por mi entorno no había accedido y mi gusto musical empezó a cambiar y a ser más de lo más variado y variopinto. 

En pocos años llegó el enganche definitivo. Fue en los dos últimos años de Instituto, con La Gramola.  Mis primeras experiencias como voluntaria y mis primeros contactos con el ámbito social, provocaron que una vena reivindicativa empezara a crecer en mi. Y con ella, llegó mi locura total por los cantautores, me escuché todo lo que pude de Serrat, Sabina, Silvio Rodríguez, Aute, Victor Jara...Al poco tiempo salió a la luz una nueva ola de nuevos Cantautores y si había un programa referente en este tipo de música ese era "La Gramola". Lo escuchaba todas las noches después de cenar, en cama sola y con libreta en mano, para no perderme ni un solo nombre, ni una sola frase interesante...tuve un enganche total. Les escribí para dedicar canciones y hasta los llegué a ver en directo y hablé con ellos. Pero no solo escuchaba ese programa no. Por la semana para estudiar por las tardes, me acompañaba "La Ventana". Los Sábados de estudio me entretenía con la Radio Gallega y  su magacine de tarde, en el que gané muchas entradas de cine y que alternaba con un programa de música internacional de radio 3 del que no recuerdo el nombre.

En la época de la universidad recuerdo que me encantaba fregar los cacharros por que se iban todos de la cocina y me podía poner Estudio 3 ( un programa de música de Radio Gallega), y entre cacharros, mistol y agua calentita yo cantaba y bailaba soniquetes...Un día hasta gané dos entradas para ir a un concierto en la radio en rigurosísimo directo; Los piratas...Una jornada que recuerdo emocionante y diferente y que nos ha dejado muchas anécdotas en las que recrearnos.

Pero llegó el "exilio" y la radio y yo nos separamos. Su lugar lo ocupó el trabajo, los viajes, el ocio en ciudades desconocidas con ganas de descubrir, la música, la televisión y por supuesto el ordenador. De vez en cuando la recordaba y la añoraba, pero rara era la ocasión que escuchaba algo.

Afortunadamente nos reconciliamos el año de mi vuelta, con carnet de conducir, con coche, y con 100 km diarios para ir a trabajar. Volvió la radio a mi vida, volvió la Ventana. y se añadió M 80, las mañanas de No somos nadie me amenizaban la ida al trabajo, con una buena dosis de risas y buen humor. Se añadió Cadena Cien, no era de mis favoritas pero yo de aquellas trabajaba en un centro con personas con una enfermedad mental y les encantaba, lo mejor jugar a la máquina del tiempo y adivinar entre todos a que año se referían ese día. Volvió también Radio 3, y me entretuve mucho redescubriéndola; me quedé con Los elefantes sueñan con la música, con Carne Cruda, con Cómo lo Oyes y con El Gran Quilombo. Años después se añadieron Músicas Posibles y Hoy empieza todo en pequeñas dosis. Y últimamente vivo la radio principalmente con Francino, Javier Tolentino, Lara López, Javier Gallego, Angel Carmona y Marta Echevarría.

Y ahí sigue. Hubo nuevos "exilios" pero la radio sigue conmigo. Ya no investigo tanto e igual me he estancado, algunos programas me han cansado, otros ya no me aportan apenas, pero hay muchos con los que sigo aprendiendo y descubriendo. Ahora vivo la radio principalmente con Francino, Javier Tolentino, Lara López, Javier Gallego, Angel Carmona y Marta Echevarría.

Me ha gustado hacer este post, puede resultar denso, pero ha sido un ejercicio de nostalgia agradable y revitalizador para mi, descubrir que la radio ha estado más presente en mi vida de lo que era consciente.

La radio en el coche, la radio en las tardes de preparación de exámenes, la radio en las noches de insomnio, la radio escribiendo posts, la radio en el desayuno, la radio preparando campamentos, la radio los domingos por la tarde jugando a las damas. La radio sigue y sobre todo, sigue con mi padre.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...